miércoles, 29 de marzo de 2017

Ruta imprevista a Os Ancares: lecciones de una aventura



Las malas previsiones meteorológicas nos llevaron a aplazar la actividad al Penarubia. Pero un pequeño grupo me propuso ir a pesar de todo. Quien sabe...Tal vez pudieramos hacer alguna ruta por el bosque, en vez de subir a las cumbres. O subir. O pasar el día en el mesón Novo.






Y con esa idea partimos, con apertura a lo que fuese a suceder, sin esperar a que todos los astros se alineasen para hacernos más fácil disfrutar.
El resultado fueron dos grandes jornadas en la que nos nevó, sufrimos ventiscas, hizo frío...Y lució el sol, y había nieve hasta las rodillas, y el paisaje estaba espectacular y comimos refugiados entre los acebos y nos reímos un montón.


Tal vez merezca  la pena arriesgar a veces un poquito más. Eso sí, para arriesgar hay que estar un poco preparados: todo el grupo llevó botas de montaña aptas para andar sobre la nieve, polainas, chubasqueros, guantes, bastones...


Por mi parte, a destacar la enseñanza que me dejó compartir la escalada de la roca de arriba con Paula. Los primeros pasos los resolvió ella por su cuenta y riesgo, ofreciéndome una mano luego para ayudarme a subir. Una ayuda genuina, gratis, sin intercambio previo...que un cierto orgullo me llevó a no aceptar. Y ahí comprendí que más allá de la solidaridad y el apoyo mutuo, tan importante en los tiempos que vivimos, está la gratuidad de dar y ayudar sin intercambio, por el puro placer de ayudar. Y que hay que aprender a recibir sin dar, sin necesidad de intercambio, solo por el puro placer de ser ayudado. Es una lección importante que no voy a olvidar.





Sin que sirva de precedente, dejo enlace al albún de FB en el que colgué algunas fotos más.



https://www.facebook.com/profile.php?id=100012152498726&sk=photos&collection_token=100012152498726%3A2305272732%3A69&set=a.314088499006231.1073741831.100012152498726&type=3

domingo, 19 de marzo de 2017

Lecciones de la ruta de mindfulness en Pena Fesa



Como siempre, de la observación de cada actividad surgen lecciones que modificarán o reforzarán algunas líneas de trabajo.
El la ruta del sábado 18 de marzo por Pena Fesa, trabajamos con el silencio, pero también con el cuerpo -explorando el entorno- y con la palabra.
Tal vez el silencio no tuvo todo el espacio que había previsto, aunque reservamos un tramo para caminar sin hablar, solo pendientes del entorno y del cuerpo y un espacio para la meditación en la naturaleza.


La palabra y la reflexión sobre lo que la experiencia nos estaba aportando, a cambio, sí tuvo un peso importante en el conjunto de la jornada. Y mindfulness también incluye un diálogo consciente, relativo a la experiencia, que nos ayuda a profundizar  más en nuestra vivencia.


Por fin, la exploración de una zona fuera de ruta, las percepciones del terreno, la exploración de nuestras tendencias mentales al abandonar los caminos hechos, completaron los contenidos de la jornada.











Recojiendo las sugerencias realizadas por algunas de las personas participantes, alternaremos este tipo de rutas con las que llamamos de senderismo consciente, en las que la atención al momento presente emana de las característicaas del trazado de la ruta (más complejo que en las de mindfulness, en las que proponemos practicas específicas). Así podremos atender mejor a todas las personas que participan en nuestras actividades.

Para quienes queráis descargar alguna foto, aquí: https://goo.gl/photos/yaXcm6CupB3NUvgL8

lunes, 13 de marzo de 2017

Si la carga es más ligera, avanzas más rápido.





Cuanto más pesada es la carga, más difícil la progresión. Así que me he puesto a aligerar la carga del blogg, para que sea más cómoda la navegación por sus páginas.
He ocultado las entradas de convocatoria de actividad más antiguas, dejando fotos de las rutas, artículos y reflexiones.
Lo ocultado puede aparecer de nuevo cuando alguien lo necesite, solo hay que pedirlo.
Con más o menos carga ¡Seguimos avanzando!