lunes, 22 de febrero de 2016

Enseñanzas de la ruta del 20 de febrero ¿Es posible evaluar una actividad sin enjuiciarla?


     ¿Es posible evaluar una actividad sin enjuiciarla? Eso me preguntaba tras la ruta del pasado día 20 por A Serra da Horta.
    Hay una tendencia en nuestro pensamiento al análisis crítico, con el supuesto fin de que nos ayude a mejorar. Ese día me sentí tentado por ese sistema de análisis,  pues tenía la sensación de que había cometido algunos errores, y que debía descubrirlos para no volver a cometerlos.Y si bien su uso me llevaba a conclusiones útiles para mejorar las actividades, también me dejaba una sensación de profundo malestar. Analicé ese malestar y sentí que me sobraban juicios. Volví a mirar la jornada desde una perspectiva consciente, integrando todo lo vivido, incluso las expectativas, mis reacciones ante las expectativas, mis comparaciones con dichas expectativas y con otras rutas...Y vi que las expectativas, las ideas sobre lo que había que hacer, sobre como tenían que ser las cosas, nublaban la supuesta racionalidad y asepsia del método del "análisis crítico constructivo".
     Para participar en esa ruta, a última hora me llamó gente a la que quiero y aprecio y no fui quien de decir a nadie que no. Se formó un grupo más grande de lo habitual (eramos 19  en total). Se produjeron encuentros entre las personas participantes y conversaciones entre ellas. Diferente a otras veces. Y ahí nació la tentación de evaluar y tomar decisiones para otra vez...y ahí murió la tentación, dejando paso a la aceptación y a la contemplación amorosa de la vivencia.
     Reencuentros, nuevas personas conocidas, conocimientos compartidos, un paisaje maravilloso, implicación de TODO EL GRUPO en el bienestar y la seguridad colectiva...Por mi parte, soltar: soltar ideas, expectativas, control...
    Gracias por el día y por las enseñanzas recibidas. De la contemplación de la actividad, obtengo ideas para usar en según qué rutas, unas veces si y otras no, pero sin caer en la tentación de la autocrítica, del buscar fallos y de los juicios negativos.
     Ahora, a por la siguiente....
¿El Monte Pindo, el día cinco de marzo ? Si el tiempo no lo impide, para entonces tendremos una ruta mindfulness por aquella zona.